2017 Reading Challenge

Clary ♡. has read 2 books toward her goal of 50 books.
hide

sábado, 9 de enero de 2016

• Cuando dos caminos se cruzan sin esperarlo (Capitulo 40) • FINAL

Hellow Guys!!

Bueno, acá está el ultimo capitulo de esta historia y me da pena, llevó mucho tiempo y me sorprende haberla escrito públicamente.
No quería hacerlo pero me animaron y luego me encantó subir cada capítulo (aunque siempre me demoraba) y curiosamente ahora no queria que acabara pero debia hacerse. No digo mas porque me voy a poner a llorar (no, exagero)
Muchas gracias a los que la han leído y lo que no lo han hecho, pueden leerla si están aburridos jeje
Y como siempre espero que les guste y nuevamente gracias por leerlo!

Wattpad:

http://www.wattpad.com/user/ClaryWyland


-----------------------------------------



Mike y Clary estaban en su casa luego de haber estado 2 horas en el hospital y que Cade los dejara ya que tenía una emergencia que atender, curiosamente la “emergencia” se trataba de Anabel pero no le preguntó nada y solo sonrió. Ya lo veía venir y ya que Mike nunca vio a su amigo mantener una relación seria, quería que lo intentara pero dejaría que todo suceda sin interferir.

─ ¿Cómo te sientes nena?
─ Estoy bien – respondió sonriendo.
─ ¿Segura? – dijo frunciendo el ceño.
─ Me preguntas lo mismo cada 10 minutos. Estoy bien.
─ Bueno, perdona por preocuparme solo porque te vi herida y casi me muero de la sola idea de lo que hubiera pasado si no llegaba a tiempo – dijo enojado.
─ Mike. No te enojes. Lo sé, perdón por preocuparte, sé lo grave que es esto, solo no quiero pensar en ello, ya no más. Estoy bien, gracias a ti – respondió mirándolo a los ojos.
─ Si, si, lo sé, perdón, no estoy enojado contigo, es solo que….


De pronto fue interrumpido cuando Clary le pone un dedo en la boca para callarlo, y se acerca lentamente hasta sentarse encima de él, y poniendo sus brazos a su alrededor y acariciándole el cabello.


─ No pienses más – le susurra mientras se acerca y lo besa.


Mike coloca sus manos alrededor de la cintura de Clary acercándola más mientras el beso se vuelve más intenso y separa de ella al escuchar un jadeo y al mirarla se da cuenta que ella está sonrojada.


─ ¿Te lastime? Lo siento – dice preocupado.
─ No, no me lastimaste, es solo que…
─ ¿Te duele? Ya sé que el doctor dijo que solo tienes un raspón en la mano y lo del tobillo no era nada grave pero…
─ ¡Mike!
─ ¿Qué?
─ ¿Enserio? No has pensado que quizá me gusta lo que estás haciendo, que me gusta lo que estoy sintiendo y que eso no tiene que ver absolutamente nada con los golpes, y que quizá ni siquiera me acordaba de los golpes porque estaba más interesada en hacer ¿“otras cosas”?
─ Bueno, en este momento solo quiero que estés bien, nena. Y aunque eras una gran distracción, no me olvido de lo que paso.
─ ¿Estás seguro? – dice sonriendo – yo puedo hacer que te olvides de lo que paso.
─ Estoy seguro que puedes – susurra besándola de nuevo.
─ De acuerdo, tenemos que parar.
─ ¿Por qué? Pensé que estabas interesando en hacer “otras cosas” – dice acariciándole la cintura ya que se le había subido un poco la blusa.
─ Eh, si, bueno, pero… - tartamudea agarrando su mano para detenerlo.
─ ¿Estás nerviosa? – dice sonriendo.
─ ¿Te estás burlando de mí?
─ No, claro que no. Jamás lo haría. Es solo que te ves condenadamente linda cuando estas nerviosa.
─ ¿Gracias?
─ Bueno, para evitar ir más lejos hasta el punto de “No retorno” te sugiero que te bajes de encima mío – le susurra al oído.


Clary se baja y se sienta a su lado sin decir nada y jugando aparentemente con algún juego que de repente se volvió muy interesante en su celular.


─ ¿Clary? ¿Qué haces?
─ Trato de no distraerte – responde sin mirarlo.
─ ¿Estas enojada?
─ ¿Por qué estaría enojada?
─ No sé. Solo me pareció eso.
─ Pues no es así.
─ Aja.
─ Estoy bien.
─ Claro.
─ ¿Terminaste?
─ Si.
─ Bien.
─ ¿Sabes? Quizá si no supiera que alguien nos va a interrumpir en cualquier momento y no estuvieras algo herida estaría muy interesado en que me digas tu plan para distraerme, y tendría que ser una explicación muy detallada nena.
─ Bien – dice sonriendo.

De pronto suena su celular y ella contesta y Mike decide dejarla hablar tranquilamente mientras prepara un par de sándwiches y lo pone en la mesa con un par de vasos de jugo y se voltea para ir a la sala por Clary cuando la ve apoyada en el umbral de la puerta.

─ Eh. Hola
─ Hola.
─ ¿Por qué me miras así?
─ ¿Estas nervioso? – dice al acercarse.
─ Eh…
─ Te ves condenadamente lindo cuando estas nervioso. – dice alejándose y sonriendo.
─ Ja. Ja. Muy graciosa. ¿Tienes hambre?
─ Si, mucha – dice mirándolo.
─ Nena, basta.
─ Está bien, está bien. Comamos.
─ Eh…
─ Cállate.
─ Jaja, de acuerdo.
─ Bien, bueno, esa era mi madre al teléfono. Dice que llegue temprano o te matará personalmente muchas veces.
─ No puede matarme muchas veces.
─ ¿Quieres decírselo?
─ No. Me da un poco de miedo.
─ Chico inteligente.

Después de cenar, van al sofá donde están viendo algo de televisión, aunque Mike no parece muy concentrado y solo mira de reojo a Clary.

─ ¿Clary?
─ ¿Si?
─ ¿A qué hora tienes que llegar a casa?
─ Mmm temprano.
─ Si, pero. ¿A qué hora?
─ ¿Por qué? – sonríe.
─ Por nada de lo que estás pensando… por ahora.
─ Bueno supongo que antes de la medianoche estará bien.
─ Bien, abrígate. Vamos a salir.
─ ¿Qué? ¿A dónde? Pensé que íbamos a…
─ Pensaste mal nena. Vamos.

Se suben al auto y Mike no dice nada acerca del lugar donde se dirigen, sin importar cuantas veces pregunte ella así que solo se acomoda y mira por la ventana hasta que el auto se detiene, está oscuro y solo se ve un camino iluminado por la luz de la luna.

─ Bien. Llegamos.
─ ¿A dónde? Esta oscuro.
─ ¿Puedes caminar? Te puedo llevar en brazos.
─ Puedo caminar.
─ Bien, pero si en algún momento sientes alguna molestia, dímelo.
─ Gracias.

Mike le agarra la mano a Clary y la lleva por el camino.

─ No te preocupes nena. No te voy a secuestrar – dice sonriendo.
─ Que lastima.
─ Clary, esto es serio.
─ ¿Tu? ¿Serio?
─ Puedo serlo a veces y más contigo. Bien llegamos.
─ Wau. Es hermoso.

Clary se queda sin palabras al ver un gran lago, la luz de la luna iluminándolo.

─ No más que tú.
─ Descubrí este lugar después de mudarme, un día exploré por acá y encontré este sitio. Me gusta venir acá cuando tengo que pensar. Y desde que te encontré. He pensado mucho y venido mucho. Es como mi lugar secreto y especial y decidí traer a mi chica especial.
─ ¿Que podría responder a eso?
─ Solo di “Si”
─ ¿Si qué? Espera, espera. ¿No estarás…?
─ ¿Por qué no?
─ Porque somos muy jóvenes y bueno tu…
─ Yo te amo.
─ ¿Me amas?
─ Mike…

De pronto ve que él pone una rodilla en el suelo y en su mano sostiene una pequeña caja con algo que brilla y con la otra mano toma la suya y respira profundamente.

─ Clary. Desde el momento en que te vi, todo a mi alrededor desapareció, solo existías tú, pensé, solo pensé que te tenía que conocer, luego cuando nos fuimos conociendo, yo quería más, te quería a ti, quería todo de ti. Te convertiste en alguien tan especial que solo hacía que mi corazón se acelerara con su sola presencia, con una sola mirada, con una sola palabra y entendí. Yo te quería proteger y cuando todo esto paso, yo solo quería protegerte más, siempre, quería encerrarte en un lugar en donde nada podría pasarte y entendí, entonces entendí… yo… me enamore, tenía miedo de perderte, la sola idea me vuelve loco, no podría resistirlo, no podría estar en un mundo donde tú no existas, no quiero eso, te quiero a ti. Para siempre. Clary, por favor, ¿me harías el honor de casarte conmigo? Sé que somos jóvenes, sé que no lo planeamos, sé que es repentino. Pero nena, yo quiero pasar el resto de mi vida contigo. Haremos un futuro, te juro que lo haremos, no tenemos que casarnos mañana porque claramente tu madre me mataría, le voy a demostrar la clase de hombre que puedo ser y solo puedo ser esa persona si te tengo a mi lado. Te necesito a mi lado.
─ Mike. Eres el hombre que necesito. No tienes que demostrarme nada. Yo te amo y tampoco puedo vivir en un mundo donde tú no existas – responde limpiándose las lágrimas.
─ Nena, deberías estar feliz, no llorando. Te amo tanto. Entonces. Clary, estar contigo es un honor y si aceptaras compartir tu vida conmigo es el honor más grande que me puedas dar y te lo demostrare a diario. ¿Me harías el honor de casarte conmigo?
─ ¡Si! – dice gritando.

Gritando y arrojándose en los brazos de Mike, ella cae encima de él y la sujeta riendo, entonces le coloca el anillo y ella lo besa suavemente.

─ Eres lo mejor que me pudo pasar en la vida.
─ No, nena. Tu eres lo mejor que me paso en la vida y con quien planeo pasar el resto de mi vida. Contigo y solo contigo.
─ Contigo y solo contigo. Por siempre.


-----------------------------------------------


The End


See'ya


Clary •

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada