2017 Reading Challenge

Clary ♡. has read 2 books toward her goal of 50 books.
hide

sábado, 3 de enero de 2015

• Cuando dos caminos se cruzan sin esperarlo (Capitulo 31) •

Hellow Guys!!

Acá con otro Capitulo que espero como siempre espero les guste, lo lean y comenten si quieren.

Como siempre gracias por leerlo!
Wattpad: http://www.wattpad.com/user/ClaryWyland


---------------------------------------------------------------

Capitulo 31



De pronto llega la ambulancia y Cade al ver que Mike no se mueve, se apresura a su encuentro con los paramédicos.



─ ¡Aquí, es aquí! – frita Cade.
─ Hola, si, recibimos una llamada, ¿tú fuiste el que llamo? ¿Qué paso? – pregunta el paramédico.
─ La verdad, no lo sé con certeza, solo sé que mi amiga se desmayó, ella salió hoy del hospital - dice apresuradamente.
─ De acuerdo, cálmate y dime donde está.
─ Por aquí, síganme.


Los paramédicos llegan a la entrada siguiendo a Cade.


─ De acuerdo, necesito espacio para atenderla, por favor déjenla respirar. Necesito que te alejes – le dice a Mike.
─ No – dice mirándolo fijamente.
─ Mira, entiendo tu preocupación pero necesito que te alejes para atenderla – contesta arrodillándose para atenderla.
─ Mike, por favor, déjalo atenderla – dice Ann jalándolo.


Mike se aleja a regañadientes y todos miran como Clary es atendida.


─ ¿Cuál es su nombre? – pregunta el paramédico.
─ Clary – susurra su mamá.
─ De acuerdo. Clary ¿puedes escucharme? – dice mientras le toma el pulso.
─ Vamos Clary, sé que me escuchas, abre los ojos – insiste.


Mike se pasa las manos por el cabello en señal de frustración sin saber qué hacer.


─ El pulso es normal, pero no abre los ojos. De acuerdo, alguno de ustedes sabe exactamente ¿Qué paso?
─ Ella estaba bien, se suponía que no debía estar estresada pero entonces Él llego – dice señalando a Richard.
─ Solo quería conversar con ella.
─ A ti no te importa, si te importara la hubieras dejado malditamente en ¡paz! – grita Mike furioso.
─ Bien, cálmense. ¿Qué paso? – pregunta el paramédico.
─ Bien, yo y una chica salimos a conversar con ella pero… recibió una noticia inesperada y hubo una discusión y se desmayó.


De pronto el paramédico mira a Clary sin pestañear.


─ ¡Clary! – gritan Richard y Mike.
─ Shhh, cállense – dice el paramédico.
─ Clary ¿Cómo te sientes? ¿Te duele algo?
─ La cabeza y me molesta la luz – susurra.
─ De acuerdo, dime ¿Cuántos dedos ves? – dice levantando su mano.
─ No esta borracha, ¡atiéndala! – grita Richard.
─ ¿Te puedes callar idiota? ¡Esto es por tu culpa! – grita Mike.
─ Ah ¿sí? ¿Tú no tuviste nada que ver? ¿Estás seguro?
─ ¿Estas culpándome? ¡Vete a la mierda!
─ Bien, ¡se acabó! ¡O se callan o se van! – dice el paramédico.


Ambos se callan fulminándose con la mirada mientras el paramédico habla con Clary de nuevo.


─ Clary ¿Cuántos dedos ves?
─ Tres – susurra.
─ De acuerdo, tu visión está bien, la luz debe estar molestándote por el dolor de cabeza. Vamos a llevarte al hospital para estar seguros ¿De acuerdo?
─ Está bien.
─ ¿Puede llevarla al hospital Sta. Clara? Es ahí donde trabaja el doctor que la atendió – dice su mamá.
─ De acuerdo, vamos a subirla a la camilla, no quiero que mueva mucho su cabeza.


En eso le hace una señal al otro paramédico que llega con una camilla, suben a Clary en la camilla.


─ ¿Quién va a subir en la ambulancia con ella? – pregunta.
─ Yo – dice su mamá ansiosamente.
─ Bien, vamos entonces.


Llegan todos a la ambulancia y Mike se acerca a la camilla.


─ Voy a estar detrás de ti ¿de acuerdo?
─ Si – susurra mirando a otro lado.
─ ¿Clary? ¿Qué pasa?


Ella no contesta y la suben a la ambulancia, su mamá sube detrás de ella, se cierran las puertas y se van.


─ ¿Qué demonios? – dice Mike.
─ Tú la ibas a dejar – dice Richard.
─ ¿Qué?
─ Tú le dijiste que te ibas porque estabas tan celoso, ¿crees que no la lastimaste?
─ ¿Cómo tú?
─ Peor, porque ella te ama y tú la ibas a dejar y tengo que hablar contigo.
─ Ya me tienes harto con eso. ¿Qué quieres?
─ Se quien la atropello.
─ Claro. ¡TU! – grita Mike.
─ No, no fui yo, quiero decir yo sabía lo que iba a pasar pero no estaba en el auto.
─ Eres igual de culpable.
─ Lo sé – suspira Richard.
─ Fue Mia ¿no? – pregunta Anabel
─ Si – susurra.
─ ¡Voy a matarla! – dice Ann.
─ Anabel, cálmate – le dice Cade.
─ ¡No me voy a calmar! ¿Sabes lo grave que es esto? ¿Lo que pudo pasarle? ¿Por qué no la dejan en paz? – dice Ann fulminando con la mirada a Richard.
─ Yo estoy arrepentido – dice Richard.
─ No me digas – dice Cade rodando los ojos.
─ Miren, esto tiene que esperar, tengo que ver a Clary – dice Mike.
─ No, Mike, esto no puede esperar. Mia no está bien y puede intentarlo de nuevo.
─ Ah, ¿eres bueno ahora? ¿Tuviste una revelación? – dice Mike.
─ No Mike, no es que sea bueno ahora, yo solo… entiendo ¿bien? Yo aún la quiero pero arruine todo, ahora lo sé, y ella se merece algo mejor y como el maldito infierno no merece que traten de matarla.
─ Tampoco merecía tu obsesión – dice Mike.
─ ¡Lo sé! Ya te dije, lo sé, lo entiendo, lo capto y realmente espero que ustedes estén bien porque merece ser feliz y aunque lo odie, tú la haces feliz. Ahora me voy a hablar con Mia y evitar que vuelva a hacerle daño. Puedes creerme, puedes no creerme pero si fuera tú, me encargaría de solucionar las cosas con ella porque si la pierdes, créeme Mike, lo vas a lamentar por el resto de tu vida. Ella es única, es especial, lástima que me di cuenta demasiado tarde.


Dicho esto Richard se va dejando a Mike, Cade y Anabel sorprendidos por su cambio de actitud. Se dan la vuelta, suben al auto en dirección al hospital para ver a Clary.


--------------------------------------------------------------------


To Be Continued



See'ya


Clary •

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada